miércoles, 6 de noviembre de 2013

Carta de Nadezhda Tolokonnikova a Slavoj Žižek - 23 de febrero 2013





Estimado Slavoj,
Un día en el otoño de 2012, cuando aún estaba en prisión en Moscú, con dos de los otros activistas de Pussy Riot, les visitó.En un sueño, por supuesto.
Recogimos el argumento sobre los caballos, sobre el mundo de los espíritus, de las travesuras y la irreverencia, así como por qué y cómo todo lo anterior firmemente conectados entre sí.
Dio la casualidad de que Pussy Riot pasó a formar parte de un grupo que tiene como objetivo criticar, crear, experimentar y sin descanso provocar. Para girar a la famosa fórmula de Nietzsche, que los hijos de Dioniso estábamos flotando en un barril y reconocido ninguna autoridad. Somos parte de una fuerza que no da respuestas definitivas y no proclamar verdades absolutas. Nuestra función es la de cuestionar. Por un lado, están los arquitectos de la estabilidad apolíneo por el otro, los cantantes (punk) de dinamismo y el devenir. Algunos son mejores que otros. Pero sólo juntos podemos garantizar el funcionamiento de la respiración eterna del mundo, o para citar a Heráclito: "Este universo, que es el mismo para todos, no ha sido hecha por cualquier dios u hombre, pero siempre ha sido, es, y será un fuego siempre vivo, encendiendo sí a través de medidas regulares y salir por las medidas regulares ".
Somos parte de la rebelión que desean para la tormenta (en cuanto a buscar la paz) ¹, y creemos que la verdad sólo se encuentra en una búsqueda sin fin. Como Nicolas Berdyaev ², en su "Ensayo de la autobiografía", escribió: "No hay una verdad como un objeto que se pone en mí como una realidad que cae sobre mí desde el cielo. La verdad es el camino de la vida, es una conquista espiritual. La verdad es concebida en la libertad y por la libertad ". [...]" Yo veo al cristianismo como una rebelión contra el mundo y su ley ". [...] "A veces un pensamiento pesadilla pasó por mi cabeza: ¿qué pasa si la ortodoxia esclavo está bien, entonces estoy perdido, pero rápidamente descartó esta idea." En este sentido no hay diferencia entre la retórica de Pussy Riot y el filósofo religioso ruso. En 1898, Berdyaev fue detenido por su participación en el movimiento estudiantil socialdemócrata y fue acusado de "intención de socavar los cimientos de la monarquía y la iglesia." Él fue exiliado de Kiev durante tres años en la provincia de Saratov. Así que si el "espíritu del mundo" te golpea, no esperes que sea sin dolor.
La intuición - que los ciegos están guiando a otro ciego - es muy importante. La clave es entender que esta edad es ciego, incluso usted. Este conocimiento permite a una persona, tal vez por primera vez en su vida, para dudar de su orientación natural, que tiene sus raíces en la piel y los huesos, y que siempre amenaza con derramarse por todo su ser, generando terror.
Sería tentador pensar que el fundamentalismo es la única situación que engendra terror. En realidad, los fundamentalistas son sólo la parte visible del iceberg. Recordemos el viejo lema anti-fascista: "Mientras que los fascistas hicieron su muerte, están en el poder llevó la cubierta." Por iniciativa de una organización ultraconservadora, el Consejo del Pueblo, se inició un proceso en contra de mi amigo Andrei Erofeev por su Prohibida Exposición de arte en el año 2006 (que él arriesgó un par de años en prisión), y él dijo: "Si las acciones del Consejo Popular no habían sido aprobados por las estructuras del Estado, este proceso no hubiera tenido lugar". Esto sugiere que la orientación que pueden dar lugar a la aparición de la violencia se reproduce por los "expertos" que están cerca del poder y supuestamente competente para tomar ciertas decisiones. Como Laurie Anderson ³ cantó: "Sólo un experto puede hacerse cargo del problema." Nosotros, junto con Laurie, haríamos bien en echar una paridad con los expertos y mirarnos a nosotros mismos para resolver nuestros problemas. Debido a la condición de experto no le da acceso al Reino de las verdades absolutas.
Los que vinieron con el dicho "la verdad sale de la boca de los niños" estaban lejos de ser estúpido. No es por nada que en Rusia los inocentes, los locos por Cristo son tan venerados. En enero de 2012 Pussy Riot honrado el tonto ruso realizando en la Catedral de San Basilio el Bendito, situado en el centro político de la capital rusa, en la Plaza Roja. Sensibilidad al espíritu de los tiempos y la adecuación cultural no se une a los títulos de las instituciones o maletines y carteras de los funcionarios de educación superior, sino más bien, como se suele decir, sin orden ni concierto. Humor, clown, la irreverencia también pueden ser de utilidad en la búsqueda de la verdad. La verdad es que muchos lados y muchas personas buscan. Y todos ellos difieren el uno del otro. "Diferentes pero iguales", proclama otro eslogan anti-fascista.
Y creo que Platón estaba equivocado y que el hombre no es sólo el "bípedo sin plumas", como lo describió. El hombre tiene más dudas que un gallo desplumado. Y me encanta esta gente: dionisíaco, espontáneo entender algo nuevo y diferente, prefiriendo movimiento y la inspiración a los dogmas y reglas inmutables. En resumen, los niños portadores de la verdad.
Dos años de cárcel para Pussy Riot - nuestro tributo al destino dado a nosotros por su agudo sentido del oído, lo que nos permite jugar la nota de A, aunque las tradiciones de larga data se utilizan para escuchar a G plana.
¿Cómo resolver la disputa entre los expertos y los niños? No se. Pero una cosa que puedo decir con certeza: el papel de los niños, como en los días de Herodes, es el de la resistencia, al igual que Moisés nos encontraremos con la canasta con la hija del Faraón, que vendrá en nuestra ayuda. En las vidas de aquellos que, como los niños, se encuentra la victoria de la verdad sobre la mentira, de la ayuda mutua, y vivir según la virtud de dar, siempre en el momento oportuno se producirá un milagro.
Yours,

Nadezhda
1. Cita del poema de Mikhail Lermontov de (1814-1841) "El Velero"
2. Filósofo ruso (1874-1948) se exilió en Francia.
3. Músico y artista multimedia nacido en 1947 y esposa de Lou Reed.

lunes, 21 de octubre de 2013

Amamos a aquel que responde a nuestra pregunta: ¿Quién soy yo?


"Amamos a aquel que responde a nuestra pregunta: 
¿Quién soy yo?" 
Entrevista a Jacques-Alain Miller.
Por
Hanna Waar 


 "Hijo espiritual" de Jacques Lacan, Jacques-Alain Miller explora a su vez la cuestión del amor que el padre del pensamiento psicoanalítico contemporáneo evocaba en 1973 en uno de sus más famosos seminarios: "Aún", en El Seminario, vol XX 
(Seuil, "Essais", 1999). 

Es el fundador de la Escuela de la Causa Freudiana. 
Ultima obra aparecida: Le secret des dieux (Navarin editores, 2005). 

"Amamos a la persona que protege, o una imagen narcisista de uno mismo". 
"El amor se dirige a aquel que, pensamos, conoce nuestra verdad y nos ayuda a encontrarla soportable", 
 Jacques-Alain Miller. 

Mirada de un psicoanalista sobre esta cuestión fundamental. 

-Hanna Waar: ¿El psicoanálisis enseña algo sobre el amor? 

-Jacques-Alain Miller: Mucho, pues es una experiencia cuyo resorte es el amor. Se trata de ese amor automático, y a menudo inconsciente, que el analizante dirige al analista, y que se llama la transferencia. Es un amor artificial, pero de la misma estofa que el amor verdadero. Saca a la luz su mecánica: el amor se dirige a aquel que usted piensa que conoce vuestra verdad verdadera. Pero el amor permite imaginar que esta verdad será amable, agradable, mientras que de hecho es muy difícil de soportar. 

-H.W.: ¿Entonces, qué es verdaderamente amar? 

-J-A.M.: Amar verdaderamente a alguien es creer que amándolo, se accederá a una verdad sobre sí mismo. Amamos a aquel o a aquella que esconde la respuesta, o una respuesta a nuestra pregunta: "¿Quién soy yo?" 

-H.W.: ¿Por qué algunos saben amar y otros no? 

-J-A.M.: Algunos saben provocar el amor en el otro, los serial lovers, si puedo decirlo, hombres y mujeres. Saben qué botones apretar para hacerse amar. Pero ellos no aman necesariamente, juegan más bien al gato y al ratón con sus presas. Para amar, hay que confesar su falta, y reconocer que se necesita al otro, que le falta. Aquellos que creen estar completos solos, o quieren estarlo, no saben amar. Y a veces, lo constatan dolorosamente. Manipulan, tiran de los hilos, pero no conocen del amor ni el riesgo ni las delicias. 

-H.W.: "Estar completo solo": sólo un hombre puede creer eso… 

-J-A.M.: ¡Bien dicho! Amar, decía Lacan es dar lo que no se tiene. Lo que quiere decir: amar es reconocer su falta y darla al otro, ubicarla en el otro. No es dar lo que se posee, bienes, regalos. Es dar algo que no se posee, que va más allá de sí mismo. Para eso, hay que asumir su falta, su "castración", como decía Freud. Y esto, es esencialmente femenino. Sólo se ama verdaderamente a partir de una posición femenina. Amar feminiza. Por eso el amor es siempre un poco cómico en un hombre. Pero si se deja intimidar por el ridículo, es que en realidad, no está muy seguro de su virilidad. 

-H.W.: ¿Sería más difícil amar para los hombres? 

-J-A.M.: ¡Oh sí! Incluso un hombre enamorado tiene retornos de orgullo, lo asalta la agresividad contra el objeto de su amor, porque este amor lo pone en una posición de incompletud, de dependencia. Por ello puede desear a mujeres que no ama, para reencontrar la posición viril que él pone en suspenso cuando ama. Freud llama a este principio la "degradación de la vida amorosa" en el hombre: la escisión del amor y del deseo. 

-H.W.: ¿Y en las mujeres? 

-J-A.M.: Es menos habitual. En el caso más frecuente, hay desdoblamiento del partenaire masculino. De un lado, está el amante que las hace gozar y que desean, pero está también el hombre del amor, que está feminizado, profundamente castrado. Sólo que no es la anatomía la que comanda: hay mujeres que adoptan una posición masculina, incluso las hay cada vez más. Un hombre para el amor, en la casa, y hombres para el goce, que se encuentran en Internet, en la calle, o en el tren… 

-H.W.: ¿Por qué cada vez más? 

-J-A.M.: Los estereotipos socioculturales de la feminidad y de la virilidad están en plena mutación. Los hombres son invitados a alojar sus emociones, a amar, a feminizarse. Las mujeres conocen, por el contrario, un cierto "empuje al hombre": en nombre de la igualdad jurídica, se ven conducidas a repetir "yo también". Al mismo tiempo, los homosexuales reivindican los derechos y los símbolos de los héteros, como el matrimonio y la filiación. De allí que hay una gran inestabilidad de los roles, una fluidez generalizada del teatro del amor, que contrasta con la fijeza de antaño. El amor se vuelve "líquido", constata el sociólogo Zygmunt Bauman[1]. Cada uno es conducido a inventar su propio "estilo de vida", y a asumir su modo de gozar y de amar. Los escenarios tradicionales caen en lento desuso. La presión social para adecuarse a ello no ha desaparecido, pero es baja. 

-H.W.: "El amor siempre es recíproco", decía Lacan. ¿Aún es verdadero en el contexto actual? ¿Qué significa eso? 

-J-A.M.: Se repite esta frase sin comprenderla, o se la comprende de través. No quiere decir que basta con amar a alguien para que él lo ame. Eso sería absurdo. Quiere decir: "Si yo te amo, es que tú eres amable. Soy yo quien ama, pero tú, tú también estas implicado, puesto que hay en ti algo que hace que te ame. Es recíproco porque hay un ir y venir: el amor que tengo por ti es el efecto de retorno de la causa de amor que tú eres para mí. Por lo tanto, algo tú tienes que ver. Mi amor por ti no es sólo asunto mío, sino también tuyo. Mi amor dice algo de ti que quizá tú mismo no conozcas." Esto no asegura en absoluto que al amor de uno responderá el amor del otro: cuando eso se produce siempre es del orden del milagro, no se puede calcular por anticipado. 

-H.W.: No se encuentra a su cada uno o a su cada una por azar. ¿Por qué él? ¿Por qué ella? 

-J-A.M.: Existe lo que Freud llama Liebsbedingung, la condición de amor, la causa del deseo. Es un rasgo particular –o un conjunto de rasgos- que tiene en cada uno una función determinante en la elección amorosa. Esto escapa totalmente a las neurociencias, porque es propio de cada uno, tiene que ver con la historia singular e íntima. Rasgos a veces ínfimos están en juego. Freud, por ejemplo, había señalado como causa del deseo en uno de sus pacientes ¡un brillo de luz en la nariz de una mujer! 

-H.W.: Nos es difícil creer en un amor fundado sobre esas naderías. 

-J-A.M.: La realidad del inconsciente supera a la ficción. Usted no tiene idea de todo lo que se funda, en la vida humana, y especialmente en el amor, en bagatelas, cabezas de alfiler, "divinos detalles". Es verdad que es sobretodo en el macho que encontramos tales causas del deseo, que son como fetiches cuya presencia es indispensable para desencadenar el proceso amoroso. Particularidades nimias, que recuerdan al padre, la madre, el hermano, la hermana, tal personaje de la infancia, juegan también su papel en la elección amorosa de las mujeres. Pero la forma femenina del amor es más erotómana que fetichista: quieren ser amadas, y el interés, el amor que se les manifiesta, o que suponen en el otro, es a menudo una condición sine qua non para desencadenar su amor, o al menos su consentimiento. El fenómeno está en la base de la conquista masculina. 

-H.W.: ¿Usted no le adjudica ningún papel a los fantasmas? 

-J-A.M.: En las mujeres, sean concientes o inconscientes, son determinantes para la posición de goce, más que para la elección amorosa. Y es a la inversa para los hombres. Por ejemplo, ocurre que una mujer no pueda obtener el goce – digamos el orgasmo – sino a condición de imaginarse a sí misma durante el acto, siendo golpeada, violada, o siendo otra mujer, o incluso estando en otra parte, ausente. 

-H.W.: ¿Y el fantasma masculino? 

-J-A.M.: Está muy en evidencia en el enamoramiento. El ejemplo clásico, comentado por Lacan, está en la novela de Goethe[2], la súbita pasión del joven Werther por Charlotte, en el momento en que la ve por primera vez, alimentando a un grupo de niños que la rodea. Aquí es la cualidad maternal de la mujer lo que desencadena el amor. Otro ejemplo, tomado de mi práctica, es este: un jefe en la cincuentena recibe candidatas para un puesto de secretaria. Una joven mujer de 20 años se presenta y le desencadena inmediatamente su fuego. Se pregunta lo que le pasó, entra en análisis. Allí descubre el desencadenante: encontró en ella rasgos que le evocaban lo que él mismo era a los 20 años, cuando se presentó a su primera solicitud de trabajo. De algún modo se enamoró de sí mismo. 

-H.W.: ¡Se tiene la impresión de que somos marionetas! 

-J-A.M.: No, entre tal hombre y tal mujer, nada está escrito por anticipado, no hay brújula, no hay relación preestablecida. Su encuentro no está programado como el del espermatozoide y el del óvulo; nada que ver tampoco con los genes. Los hombres y las mujeres hablan, viven en un mundo de discurso, es eso lo que es determinante. Las modalidades del amor son ultrasensibles a la cultura ambiente. Cada civilización se distingue por el modo en que estructura su relación entre los sexos. Ahora, ocurre que en Occidente, en nuestras sociedades, a la vez liberales, mercantiles y jurídicas, lo "múltiple" está en camino de destronar el "Uno". El modelo ideal de "gran amor para toda la vida" cede poco a poco el terreno ante el speed dating, el speed living y toda una profusión de escenarios amorosos alternativos, sucesivos, incluso simultáneos. 

-H.W.: ¿Y el amor en su duración?, ¿en la eternidad? 

-J-A.M.: Balzac decía: "Toda pasión que no se crea eterna es repugnante"[3]. ¿Pero el vínculo puede mantenerse toda la vida en el registro de la pasión? Cuanto más un hombre se consagra a una sola mujer, más ella tiende a tomar para él una significación maternal: tanto más sublime e intocable cuanto más amada. Son los homosexuales casados lo que desarrollan mejor este culto de la mujer: Aragon canta su amor por Elsa cuando muere, ¡buen día a los muchachos! Y cuando una mujer se apega a un solo hombre, lo castra. Por lo tanto, el camino es estrecho. El mejor destino del amor conyugal es la amistad, decía en esencia Aristóteles. 

-H.W.: El problema, es que los hombres dicen no comprender lo que quieren las mujeres, y las mujeres, lo que los hombres esperan de ellas… 

-J-A.M.: Sí. Lo que es una objeción a la solución aristotélica es que el diálogo de un sexo con el otro es imposible, suspiraba Lacan. Los enamorados están de hecho condenados a aprender indefinidamente la lengua del otro, a tientas, buscando las claves, siempre revocables. El amor, es un laberinto de malentendidos cuya salida no existe. 

________________________________________________

Traducción: 
Silvia Baudini 
Entrevista:
Hanna Waar.
Para:
Psychologies Magazine, octubre 2008, n° 278. 
Tomado de:
Consecuencias, Revista Digital de Psicoanálisis, Arte y Pensamiento.
Edición #6 Junio 2011.


1- BAUMAN, Zygmunt:. Amor líquido. Acerca de la fragilidad de los vínculos humanos. 
2- GOETHE, Johann Wolfgang: Los sufrimientos del joven Werther. 
3- HONORATO de BALZAC: en La Comedia humana, volumen VI "Estudios de las costumbres: escenas de la vida parisina".

viernes, 23 de agosto de 2013

TOC

La primera vez que la vi…
Todo en mi cabeza se silenció
Todos los ticks, las imágenes constantes desaparecieron.
Cuando tienes trastorno obsesivo compulsivo en realidad no tienes momentos callados.
Inclusive en la cama estoy pensando:
¿Cerré las puertas? Sí
¿Me lavé las manos? Sí
¿Cerré las puertas? Sí
¿Me lavé las manos? Sí
Pero cuando la vi, la única cosa en la que pude pensar fue en la curva de la horquilla de sus labios.
O la pestaña en su mejilla–
La pestaña en su mejilla–
La pestaña en su mejilla.
Sabía que debía hablar con ella
La invité a salir seis veces en treinta segundos.
Ella dijo que sí después de la tercera, pero ninguna de las veces que pregunté se sintió bien así que tenía que seguir haciéndolo.
En nuestra primera cita, pasé más tiempo organizando mi comida por colores de lo que pasé comiéndola o hablando con ella.
Pero le encantó.
Le encantaba que tuviera que besarla para despedirme 16 veces, o 24, o si era miércoles.
Le encantaba que me tomaba todo el tiempo caminar hacia casa porque había muchas grietas en la banqueta.
Cuando nos mudamos juntos ella dijo que se sentía segura, como si nadie nos fuera a robar porque definitivamente había cerrado la puerta 18 veces,
Yo siempre veía su boca cuando hablaba–
Cuando hablaba–
Cuando hablaba–
Cuando hablaba–
Cuando hablaba;
Cuando me dijo que me amaba, su boca se curveaba hacia arriba en los bordes.
En la noche ella se acostaba en la cama y me veía apagar todas las luces, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas.
Ella cerraba los ojos y se imaginaba que los días y las noches pasaban frente a ella.
Algunas mañanas empezaba a besarla para despedirme y ella sólo se iba porque estaba haciéndola llegar tarde al trabajo.
Cuando me detenía en las grietas de la banqueta ella seguía caminando.
Cuando me decía que me amaba su boca era una línea recta.
Me dijo que estaba tomando mucho de su tiempo.
La semana pasada empezó a dormir en casa de su madre.
Me dijo que nunca debió dejarme apegarme tanto a ella; que todo esto fue un error, pero…
¡¿Cómo puede ser un error que no tenga que lavarme las manos después de tocarla?!
El amor no es un error y me está matando que ella pueda salirse de esto y yo no.
No puedo–No puedo salir y encontrar a alguien nuevo porque siempre pienso en ella.
Usualmente cuando me obsesiono con algo veo gérmenes escabulléndose en mi piel.
Me veo a mí mismo siendo atropellado por una infinita línea de coches.
Y ella fue la primera cosa hermosa en la que alguna vez me he estancado.
Quiero despertar todas las mañanas pensando en la manera en la que agarra el volante.
Cómo mueve las manijas de la regadera como si estuviera abriendo una caja fuerte.
En cómo sopla las velas–
cómo sopla las velas–
cómo sopla las velas–
cómo sopla las velas–
cómo sopla…
Ahora sólo pienso en quién más está besándola.
No puedo respirar porque él sólo la besa una vez­– ¡No le importa si es perfecto!
La quiero de regreso tanto que…
Dejo la puerta sin cerrar.
Dejo las luces prendidas.

miércoles, 21 de agosto de 2013

HACE ALGÚN TIEMPO



Hace algún tiempo
fuimos todas las películas de amor mundiales
todos los árboles del infierno.
Viajábamos en trenes que unían nuestros cuerpos
a la velocidad del deseo.

Como siempre, la lluvia caía en todas partes.

Hoy nos encontramos en la calle.
Ella estaba con su marido y su hijo;
éramos el gran anacronismo del amor,
la parte pendiente de un montaje absurdo.
Parece una ley: todo lo que se pudre forma una familia.


Fabian Casas 

viernes, 9 de agosto de 2013

TENTATIVA DE CELOS


¿Cómo te va la vida con otra?Más fácil, ¿verdad? Golpe de remo. ¿Cuándo -¿pronto?- por un puente seguro se alejó de ti el recuerdode mí, una isla que flota?
(En el cielo, no en el agua.) Almas. No amantes,sino hermanas son nuestras almas.¿Cómo te va junto a una simple mujer? ¿Sin divinidad alguna? Tras haber derrocado a tu reina
        (tú mismo privado del trono),
¿cómo vives?, ¿te preocupas?,
¿te enfadas? ¿Cómo estás al levantarte? Con ésa que te ha atado al cuellosu tributo inmortal, el tedio, ¿cómo te va,pobrecito mío? “-Estoy harto de convulsiones, de dolor: voy a agenciarme un hogar.” ¿Cómo te va
        con cualquiera,
a ti, que fuiste elegido por mí?¿Es la comida más comestible?
y si te cansa, mala suerte.¿Cómo puedes vivir con un idolillo, tú, digno antes del Sinaí?¿Cómo vives con ésa, tan distinta a nosotros? ¿Una extranjera, costilla de tu pecho?
¿La vergüenza, ese azote de Zeus,aún no te ha herido la frente?¿Cómo te va la vida? ¿Estás sano? Y las musas, ¿te llaman aún a veces? Y la dicha,
¿se hace ver? ¿Alguna vez? ¿Y esa llaga inmortal -la conciencia- qué, mi pobre?¿Cómo vives con un producto
del mercado? ¿Pesa mucho?Tras el mármol de Carrara,¿cómo te va con una prótesis de yeso?Del mismo bloque tallamos a Dios, para romperlo acto seguido.
¿Va bien una cienmilésima,para ti, que conociste a Lilit?¿Estás ya harto de esa mercadería novedosa? Cansado de mi magia, ¿cómo te va con una mujer
        terrestre que carece de sextos sentidos?
Venga, con franqueza, ¿sois felices? ¿No? ¿Cómo se vive en un abismo sin profundidad amor mío?
        Cuesta, ¿verdad?
¿Te cuesta tanto como a mí con otro?
MARINA TSVETÁIEVA, El canto y la ceniza (Galaxia Gutemberg, 2005)
Versión de Monika Zgustova & Olvido García Valdés
(LM)

AUTORRETRATO VERDE


No he tenido verruga
que me ensucie la cara.
He tenido urracas
en la cabeza, en cambio.
A pesar de la humedad
nunca he tenido hongos.
(Alguna vez, quizá,
uno callado en el estómago.)
Tengo cicatrices sabiamente equilibradas.
Unas modestas y delgadas
(cubriendo las heridas más profundas);
otras estridentes y aparatosas
que quisieron darle importancia
a insignificantes golpes.
Tengo un siete en la frente
y me gusta vestirme mal,
porque la piel porosa que me cubre
nada puede contra mi corazón,
mi hueso de aguacate,
que tampoco es ninguna beldad.

            
MÓNICA DE LA TORRE                                                                                                



Datos personales

Mi foto

Fotógrafo y artista / Artista y fotografo